Una nueva vida

No Comments
coctelería

Cuando le comenté a mis amigas que pensaba mudarme, todas perdieron la cabeza. Principalmente porque creyeron que me iría a un lugar lejano como a otro estado o a otro país. En realidad la decisión la tomé hace poco tiempo, me puse a pensar en lo que me hace feliz en la vida y me di cuenta de que es la convivencia con mi familia y amigos, la rumba, la fiesta y los ocasionales tragos coquetones.

Pero la decisión que tomé va más allá… Se trata de un proyecto personal de crecimiento. Quiero vivir cerca de la nueva escuela en la que pienso inscribirme a un curso de coctelería, qué mejor manera de invertir mi tiempo que en un curso en donde puedo especializarme en hacer cocktails, de hecho ya visité la escuela y los racks para almacenamiento de bebidas parecen un paraíso, son múltiples y cuentan  con una variedad colosal, por ejemplo, hay Jack Daniels Honey, Fire, Gentleman y Single Barrel, . Si más adelante consigo un trabajo atendiendo algún bar de la ciudad sería excelente, si no, en realidad estoy contenta con mi actual trabajo en la empresa de logística Ceisa (¿Creían que no trabajaba? No soy tan floja).

Creo que la decisión que tomé es para bien, siempre he vivido cada día como si fuera el último y no quiero dejar de hacerlo pero quizá sea hora de ver un poco a futuro y comenzar a planear las cosas que quiero hacer con mi vida en el corto y mediano plazo. Adoptar tal vez a un perrito y preocuparme un poco por alguien más aparte de mí.

Quiero motivarlos a que tomen riesgos y se decidan a hacer las cosas que siempre han querido. Tal vez cuesta trabajo pero al final la sensación de gratificación es más grande y nos hace sentir que estamos logrando algo con nuestra vida.

 

 

Categories: Uncategorized

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *