Música para mis oídos

No Comments
escuela de musica df

En esta ocasión saqué mi lado cultural y me inscribí en una escuela de música. Siempre había querido aprender a tocar el piano. Cuando era muy pequeña, mis padres me inscribieron a una escuela en la que me comenzaban a enseñar las bases de la armonía cuando me aburrí y decidí entrar a las clases vespertinas de danza y karate. Pero sin duda uno de mis gustos culposos y que me gustaría aprender a interpretar son, sin duda, los mariachis mexiquenses.

Es hora de remediar ese error que cometí en la infancia y termine lo que empecé. Encontré en internet un lugar que está cerca de mi casa y se ve profesional. Obviamente no me quiero dedicar profesionalmente al piano, mi idea es utilizarlo para deshacerme un poco del estrés diario. Una forma de expresarme en la que pueda interpretar bellas melodías relajante o quizá más adelante hasta aprender a componer mi propia música, como los geniales muchachos de Macanoba.

Sé que no es muy “yo” el querer invertir mi tiempo en estos asuntos culturales, simplemente me quiero quitar esa cosquilla de continuar con mis clases. No es que me quiera ir a Berklee para sentirme la próxima eminencia musical ¿O sí?. El otro día estuve platicando con un joven muy amable que trabaja los viernes y sábados con su banda tocando en bares de la condesa. No le va mal, dice que aparte de su trabajo de godín de entre semana, gana alrededor de $2,000 pesos tan solo por esas dos noches semanales. El factor económico sería un excelente extra aparte de la satisfacción personal.

Así que por favor, jamás dejen sus sueños olvidados en un viejo cajón de los recuerdos. Les dejo de tarea que anoten las cosas que les gustaría hacer o las que hacían y que dejaron inconclusas por continuar con su desarrollo. Pero les digo algo, que nuestro desarrollo sea integral.¡No descuidemos ningún punto que creamos importante en nuestras vidas!

Categories: Uncategorized

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *